7 de mayo de 2018

Mi espíritu en tus manos

Hola, el culto de ayer nos permitió tener un tiempo estupendo, en el que un buen número de herman@s compartieron lo que El Señor había puesto en su corazón. Como muestra de ello, aquí os dejamos la poesía que nuestra hermana Charo leyó:

"Mi espíritu en tus manos
divinas encomiendo,
así en la cruz muriendo
clamara el redentor.

Yo a ti Señor elevo mis ojos,
angustiada, por tu dolor.
Tenebroso mar va surcando el pecador,
y al presagio del naufragio se acrecienta el temor.

¿Ves a lo lejos los reflejos de una blanca luz?
Ese bello reflejo es el faro de la cruz.

Sólo ansío, Jesús mío, revestirme de tu amor
y adorarte cual humilde servidor.
Eres Tesoro incomparable,
Jesús amigo fiel.

En mi flaqueza extrema,
se cumple tu virtud.
Al reino de pecado, no pertenezco ya
el cielo es mi morada
donde mi Señor está".

0 comentarios: