25 de marzo de 2014

Las cosas invisibles de Él

Hace unos días estaba leyendo el diario La Razón y me encontré con un artículo sorprendente, titulado "10 flores que no son lo que parecen".

Cuál fue mi sorpresa cuando observo fotografías de flores que parecen patos volando, monos, hombres en miniatura...

Una de ellas tiene el aspecto de la abeja hembra. Esta apariencia provoca que la abeja macho sienta el deseo de posarse sobre ella, y de esta forma consiguen la polinización. Un amigo que no cree en Dios, igual de sorprendido que yo, dijo "¡Esto tiene que haberlo hecho un diseñador, no puede ser casualidad!".

Yo le respondí lo siguiente: "colega, es más difícil creer que estamos aquí por casualidad, que creer que realmente Dios creó al mundo".

Esto me recordó lo que dice la Palabra de Dios en Romanos 1:19-22.

"...porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.
Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.
Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido".

Los científicos se esfuerzan por conocer el origen de la vida, los filósofos por comprender el sentido de nuestra existencia...pero muchos siguen su búsqueda negándose a aceptar que la respuesta a sus preguntas la tienen ante sus propios ojos: Dios el creador.

A este Dios poderoso es al que sigo, en este Señor es en el que creo, y a él doy la gloria.

"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" Romanos 5:8.

EES

0 comentarios: