12 de agosto de 2013

Cosas de niños

La semana pasada mi hija, de tres años de edad, estaba jugando a las muñecas al lado de otro niño de su edad. Invitó a este niño a jugar con ella, y él le dijo que su padre no le dejaba jugar con muñecas. A continuación mi hija le respondió: "bueno, pero ahora tu padre no te ve".

Esta reacción me arrancó una sonrisa, las cosas que se le puede llegar a ocurrir a una niña de tres años. Pero luego pensé en mi hija con diecisiete años de edad y haciendo las cosas que yo no quiero que haga, simplemente "porque no le veo"...y la sonrisa se me borró de la cara.

En fin, espero que con esa edad haya recibido la educación suficiente como para tomar las decisiones correctas en todos los aspectos de su vida. Sin duda ser padre es una gran responsabilidad, más aún cuando tus hijos son pequeños y vulnerables.

Hace poco oí a un hermano que estaba pasando por un mal momento que decía "yo tengo un Padre arriba en los cielos que cuida de mí". Y llegó a emocionarme. Es cierto, Dios nos ama y nos cuida como un padre. Pero la diferencia de Dios con el resto de padres, es que Él nos ve en todo momento, no nos pierde de vista ni un instante, así que eso que dijo mi hija con él no vale.

Job, un hombre que tenía una gran fe en Dios, dijo de Él: 

"Vida y misericordia me concediste, y tu cuidado guardó mi espíritu. Estas cosas tienes guardadas en tu corazón; yo sé que están cerca de ti.
Si pequé, tú me has observado, y no me tendrás por limpio de mi iniquidad". (Job 10:12).

Muchas personas piensan que los que creen en Dios están atados a unos mandamientos y pierden su libertad para disfrutar de la vida, pero no es así. A los cristianos no nos cuesta trabajo convertirnos en siervos de Dios, porque lo hacemos voluntariamente y porque le amamos.

"Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero". 1ª Juan 4:19.

Él nos amó y dio su vida por nosotros en una cruz. Nos ha dado vida eterna y ha prometido cuidarnos. ¿Por qué no iba a obedecerle? Aunque no me viese, de buen gusto lo haría. Porque él es el camino, la verdad y la vida.

¿Cuál es tu decisión?

E.E.

0 comentarios: