13 de julio de 2013

En el camino a Emaús

Lectura bíblica: Lucas 24:13-35.

Estos son unos versículos que siempre me han llamado mucho la atención. Ya han pasado tres días desde que Jesús fuera crucificado y acaba de resucitar. Ahora da el encuentro a dos de sus discípulos que iban de camino a una aldea llamada Emaús.

Estos dos hombres están tristes porque han perdido a su maestro y discuten acerca de todo lo que había ocurrido en los últimos días. Creían que Jesús era diferente, pero habían perdido la esperanza al ver que lo mataban.

"Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel; y ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido". Lucas 24:21.

No habían entendido nada, no comprendieron que todo estaba ocurriendo tal y como los profetas habían anunciado, y Jesucristo comienza a hablar con ellos explicándoselo todo a partir del versículo 25. Pero ni aún así lograban comprender que el que le hablara era el mismísimo Hijo de Dios.

Por fin, cuando Jesús parte el pan y lo bendice, se dan cuenta de que es él.

"Y se decían el uno al otro ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras? Lucas 24:32.

El corazón de estos dos hombres ardía cuando Jesús les abrió y explicó lo que de él decían las Escrituras. La Palabra de Dios tiene poder, ellos dejaron de estar tristes y sin esperanza para llenarse de gozo y un deseo irresistible de dar testimonio de lo que habían visto y oído.

A veces nos ocurren en la vida cosas que no comprendemos, problemas que nos superan o sucesos que no logramos encajar, y la desesperación o la incomprensión nos dejan ciegos, impidiéndonos ver que el mismo Dios camina a nuestro lado.

No se nos debe olvidar que El Señor tiene un plan para nuestras vidas, él nos ha llamado a ser sus discípulos y no nos va a dejar solos en esta tarea.

Pero para que esto sea así, también debemos pedirle que se quede con nosotros. ¿Has pedido al Señor que te acompañe en el camino de la vida, o has decidido continuar adelante tú solo?

"Llegaron a la aldea adonde iban, y él hizo como que iba más lejos.
Mas ellos le obligaron a quedarse, diciendo: Quédate con nosotros, porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos". Lucas 24:28-29.

Si le pides que te acompañe, no te decepcionará.  Él dijo: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11:28).

Que El Señor te bendiga.

0 comentarios: