15 de marzo de 2013

La fortaleza de los siglos

Lectura bíblica: Salmo 27:1-4.

Este salmo comienza con un canto de confianza a Dios, aun en los momento más difíciles. Y esa confianza la reforzamos buscando a Dios en su santuario. 

Cuando decimos a nuestro Dios que és nuestra fortaleza, queremos expresar que Dios protege a los suyos como una fortaleza bien situada en la roca, duradera y con abundantes provisiones, y que Dios también abriga como una ciudad de murallas bien fuertes.

Dios así nos da las fuerzas necesarias para hacer frente a la vida. Esta confianza de los creyentes es la que lleva a los cristianos a salir al mundo a predicar el mensaje de Cristo, derribando murallas y fortalezas de incredulidad.

Pablo le dice a los Corintios: "Porque las armas de nuestra milicia no son carnales sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios y llevando cautivo todo penssamiento a la obediencia de Cristo".

Confiando en el poder de nuestro Dios y buscando hacer su voluntad, podemos conseguir lo que nos propongamos. Podemos leer también en Isaías 26:4 "Confiad en Jehová perpetuamente porque en Jehová El Señor está la fortaleza de los siglos".

Confiemos en Dios, porque en Él está la fortaleza de los siglos, el poder eterno.
Categorías: 

0 comentarios: