5 de diciembre de 2012

¿Confías en El Señor?

Mateo 5:8-10

Entrando Jesús en Capernaúm, vino a él un centurión, rogándole, y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. 
Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.
Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará. 
Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. 
Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. 

Este centurión tenía hombres bajo su mando, era una persona con autoridad. Todos los creyentes somos soldados de Cristo de alguna manera. Este hombre sabía que El Señor tenía autoridad y que con una orden su petición se realizaría al instante, porque estaba acostumbrado a eso en la vida militar. Una orden en el ejército se realiza al instante.

La autoridad de Cristo Jesús en nuestra vida se realiza también al instante. ¿Realmente creemos en esa autoridad? ¿Creemos que él es capaz de decir "haré" y se hace? ¿Lo tenemos asumido realmente como soldados de Cristo o no? 

El Señor dijo en estos versículos "yo iré y le sanaré", y el centurión lo creyó y así se hizo. Con una sola palabra bastó. 

Hoy os invitamos a reflexionar sobre el poder de Dios en nuestras vidas. ¿Estamos dispuestos a confiar en El Señor?
Categorías: 

0 comentarios: