25 de agosto de 2012

¿Dónde está Dios (2ª parte)

Hace unos días iniciamos una serie de pequeños mensajes sobre cómo buscar y encontrar a Dios. En la primera parte veíamos que para buscar a Dios había que sentirse perdido, es decir, había que sentir la necesidad de él. Ahora veremos que...
PARA BUSCAR A DIOS Y ENCONTRARLE HAY QUE RECTIFICAR EL RUMBO. Dice en 2º Crónicas 15:4-8:

"...pero cuando en su tribulación se convirtieron a Jehová Dios de Israel, y le buscaron, él fue hallado de ellos. 5 En aquellos tiempos no hubo paz, ni para el que entraba ni para el que salía, sino muchas aflicciones sobre todos los habitantes de las tierras. 6 Y una gente destruía a otra, y una ciudad a otra ciudad; porque Dios los turbó con toda clase de calamidades.

7 Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra.
8 Cuando oyó Asa las palabras y la profecía del profeta Azarías hijo de Obed, cobró ánimo, y quitó los ídolos abominables de toda la tierra de Judá y de Benjamín, y de las ciudades que él había tomado en la parte montañosa de Efraín; y reparó el altar de Jehová que estaba delante del pórtico de Jehová

Los niños se pierden en la playa porque cuando buscan a sus padres empiezan a andar y andar y esto cada vez les aleja más de ellos. 

Por eso es importante reaccionar a tiempo cuando uno se siente perdido y pararse y clamar al Señor para poder oír su voz y rectificar el rumbo, dirigiéndonos adonde viene su voz. 

En esto no hay que perder tiempo, cuanto más avancemos más perdido estaremos.”En aquel mismo día” (2º Crónicas 15:11).

En ocasiones esta búsqueda de Dios no sólo va a requerir que rectifiquemos nuestra dirección y demos media vuelta, sino que además quitemos los obstáculos que nos impiden verle (versículo 8) 

Si hacemos estas cosas, no nos será difícil encontrar a Dios, porque Él mismo nos está buscando también. El versículo 2 dice literalmente ”si le buscareis, el se dejará encontrar por vosotros”. 

Dios tiene un profundo interés en que el hombre le encuentre, pero ha puesto como requisito para ello que sienta por un lado que está completamente perdido, y en segundo lugar esa necesidad de buscarle y por último que clame a él.

Como dice el versículo 2: “Dios estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, el se dejará encontrar por vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará”.

0 comentarios: