4 de junio de 2012

Haciendo el camino.

Lectura bíblica: Romanos 15:17-21.

"Tengo, pues, de qué gloriarme en Cristo Jesús en lo que a Dios se refiere.
Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.
Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, sino, como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; Y los que nunca han oído de él, entenderán."
Por esta causa me he visto impedido muchas veces de ir a vosotros.
Pero ahora, no teniendo más campo en estas regiones, y deseando desde hace muchos años ir a vosotros, cuando vaya a España, iré a vosotros; porque espero veros al pasar, y ser encaminado allá por vosotros, una vez que haya gozado con vosotros".

El apóstol Pablo quería predicar el evangelio en aquellos lugar donde no había sido predicado Cristo, para no edificar sobre fundamento ajeno; era todo una visión misionera la que tenía el apóstol. Hace poco estuve en Santiago de Compostela y en Galicia por motivo de una boda de un compañero, y tuvimos la oportunidad de ver lo que hay en Santiado de Compostela, muchísima gente que hace el camino de Santiago, porque nos dijeron que el verdadero camino de Santiago dura unos 30 días, sale de Francia y termina en Santiago.

Hay otros caminos diferentes, uno dura una semana y te van sellando un librito hasta que llegas a la catedral donde te firman el último sello y te dan un certificado como que has hecho uno de los caminos.

Veíamos el error de estas personas. España tiene el privilegio de tener su nombre escrito en la Palabra de Dios, porque es el único país de la Europa actual que viene mencionado en la Biblia. Y es un Privilegio decir "soy español". Cuando uno es creyente sabe dónde está España, porque viene en la Palabra de Dios.

Sin embargo, la gente no hacía lo que Pablo ordenaba. Es verdad que seguramente vino a España y posiblemente a Santiago de Compostela, pero la gente hace el camino de Santiago y no el camino de Cristo. Y es verdaderamente un error porque lo que Pablo quiere es que la gente haga el camino a Cristo Jesús.

Ahí está el error. Estuvimos en el templo de Santiago, arquitectónicamente es muy bonito, pero pudimos ver la ignorancia de muchísimas personas que no conocen a Cristo. Había una cola inmensa de prsonas que iban por detrás de esa imagen del apóstol Santiago y la abrazaban por los hombros, por detrás, después de haber hecho muchísimos kilómetros, y algunos un millar de kilómetros.

Un camino que conduce a un ídolo y a una satisfacción personal. El Señor lo que quiere es que hagamos el camino e Cristo, porque Él dijo "Yo soy el camino, la verdad y la vida", y eso es lo que hay que predicar. Eso es lo que nos dice el apóstol Pablo.

Salvador Ponce de León.

0 comentarios: