15 de junio de 2012

El hacedor de maravillas


Lectura bíblica: Salmo 86:8-13.

"Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, Ni obras que igualen tus obras.
 Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor,Y glorificarán tu nombre.
Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas;Sólo tú eres Dios.
Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre.
Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón,Y glorificaré tu nombre para siempre.
Porque tu misericordia es grande para conmigo,Y has librado mi alma de las profundidades del Seol".

En este Salmo el rey David está adorando a Dios. Está reconociendo lo grande que es y no solamente lo grande que es, sino que además lo reconoce como el único Dios verdadero. Que no hay ninguno que se pueda igualar a él. Y también su misericordia para con él.

Había librado Dios el alma de David de ser llevado al Seol (a la muerte). De perderse de la condenación. Él tenía la salvación, lo estaba reconociendo en este Salmo y estaba adorando y glorificando a Dios.

Nosotros los cristianos también hemos sido librados de las profundidades del Seol. Tenemos una casa que nos está preparando, un lugar, una morada preciosa y maravillosa en la presencia de nuestro Padre. Y Él lo esté haciendo para llevarnos a ese lugar y que podamos también unirnos en adoración a Dios.

Todavía David en este Salmo dice una cosa importante: Él quería que el Dios lo enseñara y afirmara su corazón. Quería también alabarlo de todo corazón. Nosotros como cristianos también tenemos ese propósito. Debemos pedirle al Señor que nos enseñe y afirme nuestro corazón para poder andar en santidad como Él quiere que lo hagamos.

Hoy tenemos una manifestación de Dios mucho más grande, porque dice la Palabra que a Dios nadie lo vio jamás, sin embargo el Unigénito Hijo que estaba en el seno del Padre le ha dado a conocer. Así que nosotros podemos conocer a Dios todavía más en la revelación que ha sido dada por medio de Jesucristo.

Podemos regocijarnos en sus obras, en sus maravillas, en todo lo que Él ha hecho. Pidámosle que nos prepare para darle la adoración, a alabanza y la acción de gracias que Él se merece. Amén.

1 comentarios: