6 de marzo de 2012

Independencia dependiente (Marcos 6:7-52 y Mateo 10)

Lo que aprendemos en esta sección del evangelio debería ser aplicado directamente a nuestra vida cristiana si queremos ser no solo cristianos sino verdaderos discípulos de Jesús por servir al Señor de la manera que él espera que lo hagamos. SOLO NOS SENTIREMOS CRISTIANOS SATISFECHOS SI SOMOS DISCÍPULOS APLICADOS QUE HACEMOS LAS COSAS A LA MANERA QUE ENSEÑA EL MAESTRO. 

¿En qué consiste por tanto esta lección que aquí podemos observar? Si miramos con detenimiento el relato del evangelio a partir del capítulo 6, veremos que Jesús está interesado en dejar que los doce comiencen a hacer las cosas por sí mismos, sin su presencia y sin su ayuda. 

Marcos, comienza diciendo que “Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos”. Hasta este momento así había sido siempre, Jesús iba por delante y sus discípulos le seguían. Pero fijaros cómo la cosa empieza a cambiar: 

Versículo 7: “Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos”. 
Versículo.37: “Dadles vosotros de comer”. 
Versículos 45-47: “En seguida hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a Betsaida, en la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar”. 

¡Qué hermoso tuvo que ser presenciar desde ese círculo íntimo de los doce cómo Jesús llevaba a cabo su ministerio mesiánico! Cómo predicaba los misterios del reino de los cielos con esa doctrina que causaba admiración hasta de sus enemigos, o cómo sanaba a los enfermos, incluso cómo resucitaba a los muertos y de qué manera echaba fuera a los demonios. 

Pero ahora lo que habían visto debían hacerlo ellos mismos y sin la presencia de Jesús. 

Esto no fue algo que hizo exclusivamente con los doce, sino que un poco más adelante leemos en Lucas 10 que también hizo exactamente lo mismo con otros 70 discípulos. ANDAR SIGNIFICA AVANZAR AL MENOS UN PASO. ES NECESARIO PARA AVANZAR EN LA VIDA CRISTIANA QUE DEMOS EL PASO DE SEGUIDOR A IMITADOR DE JESUS. 

Tenían que sentir solos las exigencias del discipulado, tenían que enfrenar solos los contratiempos del discipulado, tenían que sentir solos la victoria del discipulado también. Así que Jesús, por primera vez les manda a predicar y a sanar solos. 


¿Qué resultado tuvo esta experiencia para ellos? Leemos en el versículo 30 que cuando volvieron “los apóstoles se juntaron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado”. Lucas es algo más explícito cuando escribe acerca de cómo se sintieron los 70 después de regresar y nos dice que “volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo… no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo Padre Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos y las has revelado a los niños. Si, Padre, porque así te agradó” (Lucas 10:17-21). 


Por tanto el resultado es un tremendo entusiasmo por parte de los discípulos y también un gran gozo de parte de toda la Trinidad de Dios”. 

¿Queremos experimentar este gozo? ¿Queremos darle una alegría a Dios?, entonces debemos emprender el camino del discipulado a la manera que estos lo hicieron. En el próximo artículo veremos los tres pasos que debemos dar para lograrlo. 

Que Dios os bendiga.

0 comentarios: