3 de agosto de 2011

La hormiga (primera parte)

Proverbios 6:6-9 dice:

-"Vé a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio;"
-"La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor,"
-"Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento".
-"Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir?".

En el versículo 6 si el Señor nos dice que mirando a la hormiga seamos sabios, vamos a mirarla y a intentar aprender algo de ella.

Bueno todos sabemos qué son las hormigas, seguro que las hemos visto muchas veces, pero .... ¿alguna vez nos hemos detenido a mirarlas atentamente, a seguirlas y ver lo que hacen?

Según el Diccionario Bíblico la palabra HORMIGA proviene del hebreo "nemalah", de una raíz que significa "apiñarse juntos". Efectivamente la hormiga es un animal social que vive en colonias muy bien organizadas, donde cada una tiene su misión : (hormigas guerreras (encargadas de la defensa) , cosecheras (acumulan trozos de hojas para obtener alimento cuando fermenten), pastoras (cuida pulgones y los ordeñan y se alimentan de una savia dulce que producen), obreras (son las trabajadoras) niñeras (cuidan de las larvas), etc. Todas son importantes para el buen funcionamiento de la colonia.

Esto nos recuerda que todo cristiano tenemos dones y misiones que no debemos descuidar por nuestro propio bien y el bien de la Obra de Dios. Todos los Ministerios son importantes y están entrelazados, dependiendo unos de otros, de tal manera que si uno falla, fallan todos.

Mirando a las hormigas podemos destacar su pequeño tamaño. y como nos dice Proverbios 30:24-25:
-"Cuatro cosas son de las más pequeñas de la tierra, Y las mismas son más sabias que los sabios".
-"Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida;"

De las más pequeñas de la tierra, pero para el Señor el más pequeño es el más grande. Lo leemos en Lucas 9:48: -"Y les dijo: Cualquiera que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe;
y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió; porque el que es más pequeño entre todos
vosotros, ése es el más grande".

Esto es lo primero que debemos aprender: Que seamos pequeños, o sea, que seamos humildes.

También podemos observar que las hormigas normalmente forman filas, hileras o caminos desde el hormiguero hasta donde hayan encontrado alimento. Este alimento lo halló al principio una hormiga exploradora que señaló y trazó el camino desde el alimento hasta el hormiguero. Camino que luego todas deben seguir para poder llegar sin perderse. Nunca se apartan del camino.

Ese Camino los cristianos ya lo tenemos trazado, nuestro Señor Jesucristo vino a este mundo para mostrarnos el camino y El Camino es El, nosotros sólo tenemos que seguirle.

Podríamos pensar que las hormigas a veces parecen tontas, porque siempre siguen el camino y no se salen de él, cuando hay tanto terreno libre a los lados que puede ser más corto y más cómodo. Pero ellas no salen del camino porque podrían perderse y ser devoradas por cualquiera de sus enemigos. Uno de ellos es la "hormiga león" que fabrica una especie de trampa cónica en la arena y cuando una hormiga cae en ella le es imposible salir por sí misma, se va resbalando con los granitos de arena hacia el fondo y rápidamente es devorada por la hormiga león que está oculta en el centro.

Al igual nosotros nunca debemos salir del Camino, ni buscar ningún atajo, porque podríamos perdernos y caer en una de las muchas trampas de nuestro enemigo, el “león rugiente”, Satanás (1ªPedro 5:8).

También podemos comprobar como si alguien o algo corta el camino de las hormigas, al principio vemos como se forma un gran desorden entre ellas, y algunas se van en direcciones equivocadas y se pierden. Pero poco a poco las que han quedado en cada extremo del camino cortado y a través de otras hormigas se ponen en contacto, informándose con sus antenas, hasta que logran rehacer el trozo de camino cortado y todo vuelve a la normalidad.

Esto nos enseña a que si, algo o alguien nos aparta del Camino, NO debemos caminar solos en cualquier dirección pues seguro que nos perderíamos, sino que debemos estar siempre en contacto y en unión todos los hermanos, exhortándonos y ayudándonos para que podamos proseguir en nuestro Camino. Y si por cualquier motivo nos apartamos o desalentamos, hemos visto lo IMPORTANTE que es una buena comunicación con los hermanos para resolver los problemas, para restablecer lo perdido.

Hasta aquí la primera parte de las meditaciones sobre este interesante animal. Próximamente continuaremos con una segunda parte que esperamos os guste. Que Dios os bendiga.

1 comentarios: